sábado, 8 de septiembre de 2007

JUANJO Y EL PRODUCTOR IMPASIBLE: ¡LA MALDITA DÉCIMA ENTREGA!

Juanjo: ¡Señor Productor Impasible! Ésta es la décima vez que le visito, así que quería traerle algo especial.



Juanjo: He vuelto a mezclar dos fórmulas de éxito para obtener una tercera novedad de éxito. En esta ocasión, podríamos decir que he mezclado Ratatouille y... ¡Jungla de Cristal: La Venganza!



Juanjo: Sí. ¿Recuerda esa curiosa bomba que aparecía en La Jungla 3? Ésa que tenía una balanza, y había que poner en la balanza un peso exacto para desactivar la bomba...



Juanjo: ¡Bien! Pues imagínese esa tecnología en manos de un cocinero psicópata.



Juanjo: Vale, vale, vale. No vayamos tan rápido. Tiene razón. Primero le tengo que presentar al protagonista. El prota también es cocinero, ¿sabe? Era una joven promesa de la cocina. Una vez, ganó un concurso mundial de cocina importantísimo. Pero luego su hija se murió, y él se dio a la bebida, y estropeó su carrera. Hasta acabar de cocinero en el comedor de un maldito colegio.


Juanjo: Imagíneselo. Un chef de alta cocina frustrado porque tiene que cocinar para varios centenares de niños que no aprecian sus sutilezas, y que sólo quieren comer mierda.


Juanjo: Bueno, ¡¡Llegamos al primer punto de giro!! Cierto día, el prota llega a su cocina del colegio, y al abrir la puerta activa trece bombas de ésas con balanza incorporada. Ésas de las que le hablé al principio, ¿recuerda? ¡Pues en cada una de las trece se activa una cuenta atrás! Las trece cuentas atrás están sincronizadas para que cada una finalice un minuto después que la anterior.


Juanjo: Junto a las trece balanzas-bomba hay un plato con comida. Alta cocina, de la buena. Y junto al plato de la delicia culinaria, ¡una nota! Al leer la nota, el protagonista descubre lo que ocurre. Las bombas las ha puesto allí el cocinero psicópata del que le hablé al principio. Resulta que ese perturbado fue el chef que perdió el premio del concurso mundial de cocina por culpa del prota. Como venganza, el psico-chef ha decidido poner a prueba las habilidades de nuestro cocinero de colegio.


Juanjo: Las órdenes para desactivar las bombas son muy claras. El prota debe ir degustando el plato de alta cocina que hay junto a las balanzas. Ese plato ha sido cocinado utilizando trece ingredientes. Hay que ir adivinándolos uno por uno. Adivinando no sólo los ingredientes en cuestión, sino también los gramos utilizados de cada ingrediente. Si se deposita en cada balanza los gramos exactos de cada ingrediente, las cuentas atrás se van deteniendo.


Juanjo: Después de eso, lo típico. Reunir a todos los niños y profesores en el salón de actos (hay que inventarse una excusa para que no puedan salir del colegio, pero será fácil), policías cercando el colegio y comunicándose con el prota por walkie talkie, unidades especiales consiguiendo en tiempo record los ingredientes que va detectando el cocinero al degustar el plato...




Juanjo: Evidentemente, el prota será ayudado en todo momento por una profesora o alumna de generoso escote y muy buen ver.



Juanjo: Cuando sólo quede por averiguar/desactivar el decimotercer y último ingrediente, la profesora/alumna se comerá por accidente lo que queda del plato, confundiéndolo con su pastilla para el dolor de cabeza (ya se sabe que los platos de alta cocina no son muy abundantes). Así que para paladear el último ingrediente, el prota tiene que besar en la boca, apasionadamente, a la chica.



Juanjo: Lo realmente jodido llega cuando el prota detecta cuál es el ingrediente número trece: ¡Cicuta! ¡Van a morir! ¡El psico-chef los ha envenenado!



Juanjo: Los cuerpos especiales de la policía consiguen cicuta en tiempo récord (una vez más) y el moribundo protagonista consigue desactivar la última bomba. Parece que se ha tenido que sacrificar por su colegio, pero en el último momento, su también moribunda compañera se da cuenta de que si juntan las primeras letras de cada ingrediente, ¡obtienen una pista que indica dónde está escondido un potente antídoto contra la cicuta!



Juanjo: El prota sigue la pista, arrastrándose por el suelo con sus brazos. Ya sabe que la cicuta te va matando de abajo a arriba, empezando por los pies... Finalmente, llega a un armario, donde supuestamente está el antídoto. Pero al abrir la puerta del armario, se activan otras trece balanzas-bomba, ¡y junto a ellas hay un plato con un postre!



Juanjo: He barajado varios títulos para este thriller. En un principio pensé en llamarlo “El psico-chef”, luego pensé que “Trece balanzas-bomba” sería un título más sugerente. Más tarde me decanté por "El ingrediente número trece". Pero como homenaje a la primera vez que visité este despacho, hace exactamente diez veces, he decidido titularlo:

¡¡¡ BOOM MEAL: RECETA EXPLOSIVA !!!



Juanjo: Creo que sería una deliciosa oportunidad para resucitar a Steven Seagal. A fin de cuentas, ya hizo de cocinero en Alerta Máxima. Tiene experiencia en el tema.



Juanjo: Si no, podemos resucitar a Michael Paré, o a Cary Elwes.



Juanjo: Lo de que murió su hija y se dio al alcohol era para darle más profundidad al personaje...



Juanjo: Eh... Esto... Bueno... Le dejo aquí mi currículum y el dossier del proyecto... Mi número de teléfono está en los dos sitios... Llámeme cuando quiera... Seguro que podemos llegar a... algún tipo de acuerdo... ¡Ha sido un placer!

15 comentarios:

Kike dijo...

Quiero un Crossover entre los protagonistas de Boom Knife y Boom Meal.

LA HUMANIDAD lo necesita.

Juanjo Ramírez dijo...

Oído cocina, Kike! (nunca mejor dicho ;P. Bueno, sí. Creo que se dijo mejor una vez en 1986)

Ese cross over podría llamarse:

¡¡¡BOOM BOOM!!!: ¡¡Explosión explosiva!!

pani dijo...

Prefiero no hacer una mala crítica.

pani dijo...

¡Es broma!
¡10, hay que celebrarlo, saca unos manís!
La cicuta es el punto filosófico, ¿no?
Ya puestos, el crossover que sea con el malo de esta que parece salir en off.
Imagina que esconde una minibomba en un trozo de comida y esta se activa con los ácidos gástricos y vin l prota d Boom Knife y tin q clavar su qxillo n l punto exacto xra contrarrstar.
¡Y un ninjaciraptor! ¡Y l d dints d taladro!

Juanjo Ramírez dijo...

Jajajajaja

¡Buena idea!

Incluso podemos hacer que miniaturicen al prota de BOOM KNIFE para introducirse en el interior del cuerpo de la víctima, en plan "Chip prodigioso", para localizar el alimento explosivo, y el otro bando miniaturiza e introduce también en ese cuerpo a Taladror, para intentar detener a Boom Knife.

Y el ninjaciraptor puede aparecer en los flashbacks que tiene Boom Knife, mientras recuerda cómo ese dinosaurio experto en artes marciales le entrenaba sobre el arte de la localización de alimentos explosivos.

De hecho, la peli empezaría con antiguos grabados orientales, y la voz en off del ninjacirraptor diciendo: "Existe una técnica secreta en los pergaminos sánscritos. Una explosión contrarresta a otra explosión. Pero para que así sea, tiene que alcanzarse la armonía. Sólo un guerrero de corazón puro puede hacerlo. Y para tener el corazón lo suficientemente puro... ¡hay que estar realmente cabreado!"

Todo ello con chillidos de velocirraptos y subtítulos traduciendo los chillidos.

la tumba sin nombre dijo...

¿Cómo puedes tener TANTAS ideas, que, si se trabajan un poco, serían hasta viables?

Y los demás comiéndonos (por enlazar con el tema) los mocos.

Te odio...

Juanjo Ramírez dijo...

César: Si de verdad conoces algún lugar en el que esa clase de ideas puedan llegar a ser viables, avísame para irme a vivir allí! ;P

la tumba sin nombre dijo...

¿Bollywood...? ¿Mi casa...?

Juanjo Ramírez dijo...

¿Teléfono?

Light Artisan dijo...

.
Lo de Bolliwood no te créas que es mala idea del todo, ¿eh?...
.

Juanjo Ramírez dijo...

Me tendré que asociar con un traductor hindú. Yo les escribo tres horas de argumento inviable, y ellos le añaden tres horas de canciones y bailes. ¡Y ya tenemos peli de Bollywood! ;P

la tumba sin nombre dijo...

Y yo quiero el 50% por sugerirlo...

Gonzalo Navas dijo...

Juanjo,esta peli está "cortada" para Lou Diamond Phillips,está claro,como victima podría estar Cary Elwes que hace del cocinero estrella de la tele que viene a salvar la papeleta porque es el novio de la chica y claro,muere porque no tiene tanto talento interior y le sorprenden con u ingrediente que solo se encuentra en los alrededores del poblado de méjico en el que vive Lou.

El malo obviamente tiene que ser o James Woods o Denis Hopper que podrían mantener una discusión telefónica con el prota acerca de cuál es la mejor manera de hacer una tortilla.

La última escena tiene que ser el malo sacando de su mochila ingredientes que usa como arma,un polvorón extra espeso que te cementa los pies al suelo,aliento de roquefort,vinagre de módena cegador....

Juanjo Ramírez dijo...

Gonzi: ¡Amén! Casting aprobado.

Itzi // G. Glamour dijo...

Sigo manteniendome en lo de Lorenzo Lamas...