sábado, 13 de octubre de 2007

“DESDE ENTONCES”... hubo otra peli buena en el mundo.


Me disponía a hacer un post ultra-largo hablando sobre lo muchísimo que me gustó tener el honor de asistir a un pre-montaje del primer largometraje de Mario Parra. Sobre lo valiosísimo que será dentro de unos años poder decir a esos hijos que nunca tendré: “Yo estuve allí”.

Me disponía a dedicar frases y frases sobre lo orgulloso que estoy de él, del equipo técnico que le ha respaldado, y de los actorazos que utilizan el guionazo de Mario como excusa para hipnotizarnos, emocionarnos, obnubilarnos, empalmarnos...

Me disponía a escribir muchas cosas, pero me he dado cuenta de que estoy demasiado cansado para escribir haciéndole justicia, y de que difícilmente podré crear con mis palabras una sensación más poderosa que la que le embarga a uno cuando lo sientan delante de esta proto-peli de la que hablo.

Así pues, me limitaré a colgar el trailer, y a dar algunas informaciones básicas, para los que hayáis conseguido vivir hasta el día de hoy sin el consuelo vital de saber que existe algo como “Desde entonces”.

El título “Desde entonces” fue acuñado hace poco por Raúl López Serrano. Cuando Mario me envió el guión hace años, aún estaba huérfano de título, y se llamaba “Agosto 2005”. Sí... Mario Parra, prosaico y desmitificador capricornio donde los haya, acostumbra a llamar a sus guiones por el mes y el año en que los ha escrito, a la espera de que se le ocurra a él o a alguno de sus allegados un título mejor. Manías de capricornio, como ese absurdo empeño en beber Trinaranjus, o en defender los episodios 1, 2 y 3 de la Guerra de las Galaxias. Manías, en definitiva, que sólo le perdonamos y permitimos por ser tan condenadamente bueno en lo suyo (y pueden deducir que “lo suyo” no es necesariamente la crítica cinematográfica, sino exponerse a ella y salir airoso del trance)

El afán que impulsó a Mario a escribir aquellas líneas era juntar en una casa a los siete u ocho actores con los que nos gustaba trabajar (cuando digo “no” me refiero a Loser Films y a los individuos que, como yo, suelen colaborar con ellos en cualquier proyecto descabellado, ya consista éste en caminar sobre ascuas o arremeter contra molinos de viento). Era un hito: Ver, por fin, a todos esos actores juntos en un mismo rodaje, y todos con personajes igual de interesantes e importantes. Un equilibrio de pesos específicos que valían su específico peso en oro.

Cuando leí el guión, en aquel verano del 2005, quedé impresionado y conmovido. Y además cumplía las famosas tres “B”: Cojonudo, precioso y barato (de rodar).

Por eso fui uno de los que se enfadaron y le regañaron cuando, semanas después, decidió que no le apetecía rodarlo, que no le motivaba, que lo había releído y le parecía un mierda. La misma mierda a la que nos nacía mandarle a él.

Ahora, dos años después, cuando todos habíamos perdido la esperanza (los capricornio suelen ser cabezones, según creo) Mario Parra decidió extraer de nuevo su “agosto 2005” del baúl de los recuerdos (o los requetelocos), sacudirle el polvo, y rodarlo.

El resultado estará listo en breve, en cuanto etalonen cuatro cosas y hagan un par de milagros con el sonido.

Así pues, antes de dejar aquí el trailer, repetir hasta la saciedad que estoy orgullosísimo de Mario, y de los Loser en general, que el guión me ha conmovido tanto en el visionado como cuando lo leí en el 2005, que me emocioné al ver lo mucho que han crecido como actorazos mis fetiches Gonzi Navas y Mayita Reyes, lo orgullosísimo que estoy de mi adorada Marina Pantoja, que definitivamente debería dedicar sus otras ocupaciones y dedicarse a ser actriz, aunque esas otras ocupaciones la tengan que echar muchísimo de menos, que me ha encantado descubrir un poquito más a esos otros actores de primera con los que tengo menos contacto, como los gloriosos Jesús Teyssiere y Chema Coloma, la potentísima Ana Migallón, o la cautivadora Rosa Martín.

Atención también a César del Álamo, demostrando que es tan buen actor como director. Y a la luz de Gonzalo Alvarado, preciosa y muy profesional a pesar de su insistencia en quemar las cocinas.

Por último, diré también que creo que en una de las últimas escenas de la peli, a todos se nos humedecieron los ojos de la emoción, mientras veíamos trabajar a Marina, Chema y Ana. Pero entre cucharada y cucharada de emoción, había una cucharada de carcajadas provocadas por el sentido del humor made in Parra.

Vale. Ya me callo. Aquí dejo al trailer para que hable por sí solo. Aunque eso no sucederá. La peli es cien veces mejor que el trailer.



Los que quieran verlo a mucha mejor calidad, pueden hacerlo en la web oficial de Loser Films.

7 comentarios:

melonian dijo...

wiiiiiiiiiiiii...
más cine guay español!!!

Con Super Gonzalo. No puedo esperar. Arff Arff Arff!

la tumba sin nombre dijo...

Me parece que el cabrón del Mario consigue tocar unos palos (sin ningún esfuerzo), que yo no alcanzo ni con una escalera... Y no sólo eso: al tocarlos, hace que vibren con unos sonidos increíbles, que yo ni siquiera soy capaz de imaginar.

Admiro a ese cerdo.

The Devil Rules the World dijo...

El cerdo os da las gracias a todos por vuestros halagos inmerecidos.

Puede que echarme atrás hace un par de años en el rodaje de este guión fuese una jodienda, pero el tiempo me ha dado la razón: "Ago.2005" es hoy infinitamente mejor de lo que podría haber sido entonces. De todas formas el mérito es casi todo de los actores. El post debería ser para ellos!

Juanjo Ramírez dijo...

El post es para ellos, Mario. A ti simplemente te uso de excusa, de catalizador ;P

The Devil Rules the World dijo...

Oh mierda, yo y mi afán de protagonismo... en ese caso, maldita sea, dedicame un post a mi.

GUMP dijo...

me gustaria saber quien canta el tema principal y cuando os podremos ver en el cine.Por cierto el sindrome de Lazaro se estreno?

Juanjo Ramírez dijo...

Gump: "El síndrome de Lázaro" sigue en proceso de post-producción, y solo le queda el trabajo de sonido.

"Desde entonces" está en circunstancias similares. Una vez que ambas estén terminadas, tendremos que desearles suerte en sus andanzas fuera del nido.