jueves, 2 de agosto de 2007

NI EN VIBORG NI EN DIRECTO



Empezaremos abriendo boca con unas fotos que se trajo de Dublín nuestro director artístico, Raúl López Serrano.

Hace unas semanas Raúl estuvo en la capital irlandesa y pilló “in fraganti” al propio James Joyce haciendo campaña promocional de Gritos en el Pasillo.


Y como “de buen nacido es ser agradecido”, la tumba del autor de Ulyses fue ornamentada con un folleto de nuestra peli de cacahuetes. Lo siento, James: No teníamos dinero para flores.


Gracias por tus inspiradores obras, Jimmy. Sin ti, Gritos en el Pasillo no sería lo que es. Nuestra peli bebe tantísimo de la sensibilidad cotidiana de tu Ulyses... Y te hubiese encantado saber que todas las explosiones que aparecen en Gritos en el Pasillo, están inspiradas (¡oh, gran maestro!) en la impactante espectacularidad de Dublinesses.

Entonces llega el momento en que ustedes se preguntan: ¿Cómo puede estar Raúl en Dublín, si está en Dinamarca? ¿Acaso Raúl tiene la codiciadísima facultad de poder estar al mismo tiempo en dos sitios que empiezan por “D”?

No.

No se trata de eso.

Ahora mismo Raúl no está ni en Dublín, ni en Dinamarca. Está en Madrid. Está en nuestra querida, añorada e insuperable España.

Y yo también.

Hemos sido des-exiliados, y tras unos días de descanso, retomaremos el proceso de storyboard desde aquí, con base de operaciones en Madrid, Fuerteventura, o ambos sitios.

Porque según un estudio de la universidad de Miskatonic, los storyboards se hacen más rápido y mejor con jamón ibérico, aceite de oliva y paisajes aliñados con olas de mar o montañas de más de 153 metros de altura. (porque Dinamarca es verde y plana, cual torso de Atreyu; cual tablero de juego de Warhammer.)

Por el momento, el estímulo que me saluda cuando miro a través de la ventana no es ninguna montaña de más de 153 metros, sino el mar de mi querida Fuerteventura.

La medianoche del lunes pasado, un avión de Ryanair nos repatrió a Madrid. Nuestras hadas madrinas de la producción, Alberto y Pablo, nos fueron a recoger, y disfrutamos con ellos de un placer que teníamos olvidado: Cenar en la calle a las dos de la madrugada. (en Dinamarca cierran las cocinas de los sitios a las 21:00 de la ¿noche?).

Nos llevaron una copia del dvd de Gritos, que ¡por fin! ha salido de la fábrica, tras un sin fin de problemas técnicos. ¡Qué difícil es hacer una edición digipak dos discos! Cada molécula del producto se fabrica en un país distinto. Demasiados países, a cuál más puñetero.

Pero merece la pena. El dvd es precioso. Existen pocos dvds tan encantadores como el nuestro, y menos en España. En nuestra estantería de “digipaks y empaquetados especiales”, el orden alfabético dispensa un trato de honor a Gritos, situándolo en un lugar privilegiado, entre el pack de Gremlins y Harry Potter.

El martes Raúl y yo nos reunimos con Manuel Cristóbal, y más tarde con Alberto López Garrido (director de producción) para redefinir el procedimiento de trabajo en Zombie Western.

A partir de ahora, dibujaré directamente mis propios storyboards, desde casa, y se los enviaré a Sunne, uno de nuestros storyboardistas de Copenhague.

Sunne coordinará a los chicos de Dinamarca, para mejorar mis propuestas con sus ideas, y para dibujarlo todo en plan bonito, en lugar de con mis trazos de niño de ocho años.

Confío en que este procedimiento funcione bien. Quieren calidad y rapidez, y es imposible obtener calidad y rapidez si tengo que jugar a “frío, frío – caliente, caliente” con cinco o seis mentes que conozco tan poco como ellas me conocen a mí.

El procedimiento anterior nos reportaba calidad, pero la rapidez brillaba por su ausencia.

Me alegra tener a Sunne a la cabeza del equipo danés. Es realmente bueno, y me cae considerablemente bien. Raúl y yo lo secuestramos durante tres horas para enseñarle trozos de pelis, explicándole qué clase de estilo narrativo audiovisual nos gustaría para Zombie Western. Durante esa sesión desfilaron San Joe Dante, San Bob Zemekis, San Brian de Palma, San Terry Gillian, San John Mc Tiernan, San Michelle Soavi Dellamore, San Orson Welles, San Shyamalan, San Raimi...

Y me atrevería a decir que Sunne entendió y compartió el mensaje bastante bien.

Pero antes de que empiece todo eso, no me ha faltado tiempo para coger otro par de aviones y venirme unos días a Fuerteventura, a visitar a mi familia y demás seres queridos.

No es fácil encontrar vuelos directos el 1 de agosto, así que tuve que volar haciendo escala en Sevilla, levantándome a las 5 de la mañana, para llegar al aeropuerto con tiempo de sobra.

El viaje fue largo pero tranquilo, y esas dos cualidades me permitieron avanzar bastante en mi lectura de Harry Potter. Ya llevo leídas casi 500 páginas, y ahora es cuando la cosa parece ponerse realmente interesante.

Pero mejor dejo de teclear, antes de que se me escape algún spoiler.

Seguiré informando desde aquí, mis queridos nutties, entre visita y visita al Productor Impasible.


Mientras tanto, me despido con la presentación de un nuevo espacio web cortesía de Alby: ALBY TV. En ese blog podrán disfrutar de las bizarradas que Alby crea o encuentra en la red.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Musita dice:

Ola de mar Pestushio mio!

Los danesitos pintaran el story con ceras negras y violetas?
Es una duda que tengo...jijiji!

Un beso muy muy muy grande

Kike dijo...

Bienvenido a la patria nuevamente, Juanjo. Podrías colgar algún storyboard para que podamos apreciar tu arte.

¡Que Joyce te acompañe!

la tumba sin nombre dijo...

Cuando andes por Madrid, avisa.

Álvaro Loman dijo...

Espera, espera...

¿Atreyu tiene el pecho verde?

Diox, mi daltonismo está acentuándose...

Que descanses en España lo mas posible :)

Kike dijo...

En el libro tiene el pecho verde, en la peli no pero es que la peli no tiene nada que ver.

Gonzalo Navas dijo...

Rejoyce yourselves!!

Yo creo que el productor impasible es un marciano.

melonian dijo...

A disfrutar la vuelta...me acabo de enterar...

Yo tuve la visita de mi familia esta semana y he estado totalmente perdido...ains, como les echo de menos...